Hablemos de piñas

Y no hablo del cantón cosmopolita, hablo de la fruta:

La piña es una fruta con la que tengo una relación de amor/odio porque me gusta su sabor pero no su textura. Es la misma relación que tengo con las uvas, las moras, frutillas, etc.

Modestia aparte el jugo de piña es mi masterpiece y he tenido a la realeza a mis pies suplicando por más de aquella bebida exuberante. Siempre los dejo ~queriendo más~.

En fin. El año pasado mi madre salió del país 2 veces por un tiempo de 2 meses cada vez y me tocó vérmelas contra la cocina y sus múltiples desafíos. Me fue bien, no soy mala para cocinar y en realidad es algo que disfruto a pesar de que también me canso con facilidad y que lavar los platos es una afrenta que me tomó de manera muy personal.

No me pregunten por qué pero hubo una vez un glorioso domingo de… Octubre o quizá Noviembre en el que sentí la necesidad de comprar comida para la siguiente semana y entre mis frutas adquirí una piña grande. En ese momento no pensé, mi menté estaba nublada o quizá dazzleada ante la posibilidad de hacer jugo de piña y la compré con cáscara.

También existe la posibilidad de que lo haya pensado y me haya dicho “Nah, no puede ser tan difícil pelar una piña, he visto que mi mamá lo hace sin problemas”.

<cuña publicitaria>

Mi mamá tiene una fuerza EXTRAORDINARIA en los brazos. Digna de alabanza, han habido ocasiones en las que yo he exprimido algo y sudado la gota gorda hasta clamar mi victoria para luego ser humillada por mi madre, quien llega y exprime 3 litros más de lo que yo ya consideraba casi seco.

</cuña publicitaria>

Entonces yo me pongo en misión Tiwinza, lista para la guerra, armada hasta los dientes e inicio mi lucha cuerpo a cuerpo con este fruta de la familia de las bromeliáceas que me hace sudar como si estuviera en el sauna de Vital Spa.

Pelar una piña no es cosa de juego, señores. Es una actividad en la que se puede perder la vida o terminar llorando. Yo casi llego al segundo caso, ME DOLIAN LOS BRAZOS. Soy una criatura débil que no hace ejercicio y por lo tanto tiene 0 fuerza así que CASI MUERO EN EL INTENTO. Hubieron momentos en los que miraba al cielo y suplicaba perdón porque nadie se merece ese tipo de dolor. Me dolió casi tanto como el blanqueamiento dental que me hice en Febrero, la luz al final del túnel se encendió otra vez y algo me jalaba hacia ella.

Me demoré y el dolor se extendió demasiado para mi gusto, además de que no pude cortar la parte de arriba y yo sudé como bestia. Ni recuerdo si el jugo me salió bueno o no porque ya no lo hice con gusto sino por orgullo, me reí con maldak cuando lancé los pedazos en la licuadora.

Y nunca más lo volveré hacer. De ahora en adelante, estas son las actividades que quedarán como anecdótas en este blog y NO SE VOLVERAN A REPETIR… a menos de que pierda la memoria o sea víctima de un man tipo “Bear Jew” al que le guste la ver sufrir a otras personas/el jugo de piña.

Anuncios

4 thoughts on “Hablemos de piñas

  1. Apoyo a Dael, debemos probar tu glorioso jugo de piña.
    Pa la próxima, si no me falla la memoria, ya venden los tucos de piña listos para preparar en el super, donde están las pulpas de un pocotón de frutas 😀

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s